Saltar al contenido
Portada » Noticias » Estas son las principales tendencias en Seguridad y Salud Laboral para 2024

Estas son las principales tendencias en Seguridad y Salud Laboral para 2024

Tecnología aplicada a la PRL

Estamos al inicio del 2024 y comenzamos la actividad en la Fundación e-coordina compartiendo un breve pero interesante artículo sobre las Safety Trends, las principales tendencias en Seguridad y Salud en el Trabajo para este año. Ello, sin ser un obstáculo para también mencionar algunos “antiguos” retos que siguen estando plenamente vigentes y presentes bien por su escasa incorporación a la gestión preventiva bien por su abordaje aún incipiente en las organizaciones. Las tendencias en SST durante este 2024 seguirán evolucionando para abordar los retos y desafíos que enfrentan las organizaciones en un contexto de cambio constante de modelos productivos, introducción de nuevos procesos y materiales, cambio en las relaciones laborales y modelos organizativos. Sin embargo estas tendencias están marcadas por las tecnologías y su aportación a la mejora de las condiciones de seguridad y salud laboral.

Tendencias en SST 2024
Principales tendencias en SST para 2024

Sin duda una de las principales tendencias en Seguridad y Salud Laboral es el empleo de las diferentes tecnologías y herramientas tecnológicas enfocadas a mejorar las condiciones de seguridad y salud y principalmente:

  • La integración de dispositivos IoT (Internet de las cosas) en los entornos laborales para monitorear no solo condiciones de trabajo, equipos y procesos (medidas de protección colectiva, monitoreo de agentes químicos, etc.) sino también la monitorización de la salud de los empleados en tiempo real,  será cada vez más común. Integrar estos dispositivos sin duda permitirá una respuesta más rápida y eficaz a posibles riesgos presentes en los lugares de trabajo.
  • Inteligencia Artificial (IA) y Análisis Predictivo: La inteligencia artificial y el análisis predictivo se utilizarán para prever y prevenir accidentes y enfermedades laborales mediante la identificación de patrones y comportamientos de riesgo, lo que ayudará a la implantación y puesta en marcha de medidas preventivas de manera más efectiva con foco en aquellas áreas/procesos o actividades críticas desde un punto de vista de la la SST.

Tecnologías como la inteligencia artificial generativa pueden contribuir a la difusión de la cultura preventiva en las organizaciones a través de desarrollo de contenidos educativos y de sensibilización, asesoramiento y obtención de información personalizada sobre riesgos, etc.

Pese a que la gestión de los riesgos psicosociales ya era una actividad que debía integrarse, es en estos momentos cuando ha adquirido una mayor relevancia tras la situación de alerta sanitaria mundial así como con ocasión de su incorporación tanto al Marco Estratégico Europeo en SST como en la Estrategia Española de SST 2023-2027

Entre los trabajadores europeos, el estrés, la ansiedad y la depresión constituyen el segundo problema de salud laboral. Su impacto en la salud de las personas y en la productividad y competitividad de las organizaciones es real y tangible y será un año marcado por una creciente preocupación en la gestión psicosocial y salud mental en el trabajo con foco en la implementación de programas y políticas para abordar el estrés laboral, la ansiedad y otros problemas relacionados con la salud mental en el trabajo. Las empresas buscarán ser generadoras de  entornos de trabajo seguros, saludables y equilibrados.

La democratización de la realidad virtual y aumentada llega definitivamente al entorno de la formación y entrenamiento en seguridad y salud laboral no sólo con foco en la formación general en SST sino específica del puesto, proceso o equipo de trabajo. El uso de tecnologías de realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) se incrementará notablemente para ofrecer entrenamientos virtuales en seguridad laboral donde poner a prueba los conocimientos técnicos, las competencias y las habilidades de las personas trabajadoras permitiendo realizar prácticas realistas sin exponer a los trabajadores a riesgos reales.

Fruto de la legislación cada vez más proclive en estas materias y a una mayor concienciación sobre la riqueza que supone en las organizaciones, estas se centrarán en la creación, desarrollo e implementación de políticas inclusivas que aborden las necesidades de empleados de diversas culturas, géneros, edades y capacidades. Esto necesariamente incluirá la adaptación de los planes de prevención y  programas de seguridad y salud para satisfacer y atender las necesidades específicas de cada grupo en materia de seguridad y salud laboral.

Dada la experiencia adquirida con la situación de alerta sanitaria mundial provocada por la Covid-19, tanto instituciones como organizaciones establezcan y refuercen sus protocolos y planes de contingencia y continuidad, de forma que sean más sólidos para abordar situaciones de emergencia relacionadas con la salud, ya sea por enfermedades infecciosas u otros riesgos biológicos. Este aspecto ya se incluyó en el marco estratégico de la UE sobre Seguridad y Salud en el Trabajo 2021-2027 y que se ha tenido de referencia en la Estrategia Española de SST 2023-2027.

La flexibilización productiva en las organizaciones no es ajena a la Seguridad y Salud Laboral, especialmente en las grandes organizaciones, conscientes de su efecto tractor en la cultura preventiva y habrá un enfoque que trabaje en la necesaria colaboración entre empresas y sus proveedores (de productos o servicios) para garantizar altos y sólidos estándares de seguridad y salud laboral en toda la cadena de suministro. En este sentido tanto la transparencia como el intercambio de mejores prácticas serán fundamentales.

Con independencia de estas tendencias en Seguridad y Salud Laboral para el 2024 no podemos ni debemos olvidar los retos y desafíos que como referíamos al inicio del artículo siguen estando plenamente vigentes y presentes bien por su escasa incorporación a la gestión preventiva bien por su abordaje aún incipiente en las organizaciones como son:

  • El envejecimiento y la gestión de la edad en el trabajo considerando además el reto demográfico que supone a nivel mundial y local.
  • El enfoque de género en la gestión de la seguridad y salud laboral de una manera sistemática.
  • La creciente exposición a riesgos físicos, químicos y  biológicos que en muchos casos es combinada. Esta creciente exposición es fruto de la introducción de nuevos materiales en (p.e. nanomateriales), nuevos procesos o  el auge de los empleos verdes o los relacionados con la economía circular muy ligados al reto de transición energética y climática. 
  • El retorno al trabajo tras una ausencia prolongada por motivos de salud. Este aspecto es especialmente importante si consideramos el escenario de envejecimiento de la población trabajadora (normalmente bajas más prolongadas al recuperarse más lentamente) y la mayor incidencia de los factores de riesgo psicosocial (los procesos de incapacidad relacionados con estrés, ansiedad, depresión, etc. con frecuencia causan bajas más largas). Requiere de un enfoque y una gestión multidisciplinar y coordinación entre los diferentes sistemas (empresa, sistema de salud, etc.)
  • Gestión de la Seguridad y Salud Laboral con enfoque en las personas, por y para las personas.
  • El avance en un liderazgo preventivo que genere avances significativos en la cultura preventiva de las organizaciones.

Sin duda estas tendencias en Seguridad y Salud Laboral para 2024 reflejan la continua evolución y adaptación de la seguridad y salud laboral al contexto tanto externo como interno de las organizaciones, donde la tecnología y un enfoque holístico de la gestión de la seguridad, salud y bienestar de los empleados desempeñarán un papel crucial en la creación de entornos laborales más seguros, saludables y sostenibles.

Artículo escrito por Dolores Rico, Responsable de Cultura Preventiva y Comunicación Fundación e-coordina